Las alteraciones citológicas que primordialmente acontecen en la región cervical del útero como producto de la infección por el virus del papiloma humano (HPV) experimentan una incidencia creciente año tras año.

La unidad de patología cervical tiene como objetivo el diagnóstico y manejo de las lesiones producidas por el virus del papiloma humano, tanto sus serotipos de alto riesgo oncogénico como los de bajo riesgo.

Así mismo realiza una labor de prevención primaria con la vacunación frente al HPV.