En la Unidad de sueño se realizan diferentes pruebas para estudiar las alteraciones del dormir:

Polisomnografía con Video-Electroencefalografía

INGRESADO EN LA CLÍNICA

Es una técnica neurofisiológica que consiste en la observación del sueño del paciente, durante la noche.

Se le colocan varios electrodos en la cabeza y en el cuerpo, que recogen su actividad cerebral, respiración, ronquido, frecuencia cardiaca, nivel de oxigeno en sangre y movimientos corporales. Estos se conectan, a través de una pequeña caja de entradas, al polígrafo, aparato donde se registra todo lo que sucede durante la noche mediante gráficos que se guardan en la memoria del ordenador. Al día siguiente, el equipo técnico y médico, interpreta los resultados.

AMBULATORIA

Actualmente, dependiendo de la patología o de la decisión clínica, se puede realizar esta prueba de forma ambulatoria, es decir, en el domicilio del paciente. Es muy util en los casos de insomnio.

La ventaja es que el paciente puede seguir en su hábitat natural, usando su cama y siguiendo sus rutinas. La noche del estudio, debe acudir a la Unidad a que se le realice el montaje de los electrodos. Una vez en su casa, y siguiendo sus rutinas habituales, conecta el aparato cuando entra en la cama. Los distintos sensores no molestan en absoluto al paciente y puede descansar de forma natural. Al día siguiente, el mismo paciente, se retira los sensores colocados la noche anterior y se devuelve a la Unidad del Sueño, y el equipo médico realiza el estudio de los resultados y emite un diagnostico.

También realizamos estudios ambulatorios en la habitación del paciente que esta ingresado en el hospital por otra patología. Por ejemplo los cardiólogos, neumólogos y Otorrinolaringolos suelen pedir esta prueba cuando sospechan alguna patología distinta de la que ha motivado el ingreso. Es una forma muy cómoda para el paciente y para el médico, optimizándose el tiempo de estancia en el hospital.

SIEMPRE ES NECESARIO REALIZARLAS

Cuando existe la sospecha de un trastorno relacionado con el sueño, es necesario e imprescindible practicar un estudio de sueño o Polisomnografía. Esta prueba se realiza en todos los pacientes que acuden a la Unidad.

Está justificada en todas las patologías relacionadas con el descanso:

Insomnios (dificultad de iniciar el sueño, fraccionamiento del sueño o despertar precoz) por sospecha de:

  • Problemas respiratorios (apneas).
  • Ansiedad.
  • Movimientos periódicos de las piernas (Mioclonus nocturno).
  • Algunos casos de depresión.
  • Alteraciones psicológicas.
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Síndrome de Retraso de Fase del Sueño
  • Fibromialgia

Somnolencia excesiva diurna (hipersomnias) por:

  • Síndrome de Apnea del Sueño.
  • Narcolepsia.
  • Otras hipersomnias.

Parasomnias (fenómenos anómalos que ocurren durante el sueño)

  • Sonambulismo, terrores nocturnos o trastornos de conducta durante la noche, que puedan confundirse con ataques epilépticos. Tambien en las sexomnias.

Epilepsias nocturnas

  • Descartar crisis comiciales nocturnas. Diagnostico diferencial con algunas Parasomnias.
  • Sospecha de alteraciones en el EEG de epilépticos, que no se evidencian durante la vigilia.


Test de Latencias Múltiples

Cuando aparece somnolencia excesiva durante el día, en ausencia de estímulos que nos mantengan alerta, debemos practicar una prueba exploratoria para determinar el grado de esta somnolencia, de una forma objetiva. Esta prueba recibe el nombre de TEST DE LATENCIAS MULTIPLES,(también se le denomina TEST DE SOMNOLENCIA DIURNA o MSLT (Multiple sleep latency test). Latencia significa el tiempo en que tarda el paciente en dormirse.

Se realizan entre cuatro-cinco registros de sueño, normalmente durante la mañana, después de un registro de sueño nocturno. Cada uno de estos registros de sueño tienen una duración aproximada de 20-30 minutos y se practican con un intervalo de 2 horas. Se cuantifica el tiempo que tarda el paciente en dormirse y la presencia del sueño REM. Esto nos da una idea objetiva de la intensidad de la somnolencia diurna. Es imprescindible para diagnosticar la NarcolepsiaEste enlace se abrirá en una ventana nueva.


Test de Inmovilización Sugerida / Forzada

Se utiliza en el diagnostico del Síndrome de Piernas Inquietas.

El test de inmovilización sugerida (TIS) y el test de inmovilización forzada (TIF) pueden utilizarse para corroborar la sensación de inquietud en las piernas y cuantificar los movimientos periódicos de las extremidades en el síndrome de las piernas inquietas durante la vigilia. En el primero, el paciente se sienta o recuesta inmóvil, y en el segundo se inmovilizan las piernas a la camilla mientras se registra la actividad muscular en ambos tibiales anteriores durante una hora. Se calcula un índice TIS o TIF, útil no sólo como herramienta diagnóstica, sino de control del tratamiento. Puede utilizarse varias veces al día para medir las variaciones circadianas de la inquietud motora y no requiere un registro poligráfico de toda la noche.

Estudios Actimétricos / Cronobiológicos

Técnica que explora los ritmos biológicos de tipo circadiano como son la vigilia-sueño, el ritmo de la temperatura, el de la actividad y reposo y el de la luz. Es de gran utilidad médica porque el paciente lleva estos sensores durante 7 días que nos informan de todos estos ritmos. Sobretodo nos da una idea exacta de lo que duerme el paciente. Es como un diario de sueño objetivo.

El paciente lleva estos sensores durante 24 horas y solo se los quita cuando se ducha (no pueden mojarse)

Test Mantenimiento de la Vigilia (TMV)

Test validado que mide la capacidad para mantenerse despierto, especialmente diseñado para evaluar la capacidad de mantener la alerta en determinadas situaciones de riesgo (transportistas, conductores profesionales, controladores aéreos, etc.).

Se realizan 4 pruebas de 40 minutos de duración cada 2 horas y, en una situación propicia para el descanso, se invita al paciente a intentar mantenerse despierto el máximo tiempo posible

Electroencefalograma/EEG con privación del sueño

Es una prueba diagnóstica utilizada en distintas patologías como la epilepsia y otras alteraciones neurológicas.

La realización de esta prueba en situación de privación de sueño, dando al paciente la oportunidad de dormir, durante el día, con unas condiciones adecuadas de oscuridad, silencio y comodidad, nos permite detectar alteraciones que pueden no aparecer en los estudios de electroencefalografía convencional en vigilia.

Tests, Escalas y Cuestionarios

En algunas alteraciones del sueño, especialmente en el insomnio y algunas formas de somnolencia diurna, es necesario explorar aspectos psicológicos, anímicos y/o neurocognitvos para poder realizar un correcto diagnóstico y tratamiento.

Nuestro equipo de psicólogos utiliza diversas escalas, tests y cuestionarios validados para evaluar por ejemplo la somnolencia diurna (Epworth), estados de ansiedad y/o depresión (HAD, Beck, MMPI, etc.) o deterioro cognitivo (MOCA).