Información para pacientes a los que se les va a intervenir de prótesis total de cadera

¿Qué es una prótesis total de cadera?

a sustitución total de la cadera (Prótesis Total de Cadera) es una operación dirigida a reemplazar la articulación de la cadera que está deteriorada, generalmente por artrosis. La articulación de la cadera es una articulación de tipo esférico. La esfera está formada por la cabeza del hueso del muslo (Fémur) y se articula perfectamente con la cavidad que hay en la pelvis (Acetábulo).

Captura de pantalla 2017-02-27 a la(s) 12.54.52

La superficie de estos huesos está cubierta de una superficie lisa denominada cartílago articular, que amortigua la articulación y permite que se mueva fácilmente y sin dolor. La artrosis aparece cuando el cartílago articular se desgasta, exponiendo el hueso que hay debajo como muestra el dibujo de "Cadera con Artrosis". La artrosis causa dolor, deformidad y pérdida de movilidad. Con frecuencia habrá cojera y la pierna puede quedar poco útil y algo más corta. Se considera la posibilidad de colocar una prótesis cuando el tratamiento no quirúrgico y otras alternativas quirúrgicas no han conseguido eliminar el dolor y la incapacidad.

caderaEn la cirugía de sustitución de la cadera, el cirujano sustituye la cabeza gastada del hueso de la cadera (fémur) con una esfera metálica o de cerámica que va unida a un vástago o tallo, habitualmente de titanio. Coloca en la cavidad de la pelvis (acetábulo) una cúpula hecha de un plástico especial: polietileno, cerámica, o de metal, denominada cótilo. La prótesis puede anclarse en el hueso mediante un cemento o quedar fijada mediante un encaje a presión sin cemento.

Cadera con prótesis

Los materiales utilizados están diseñados para permitir una movilidad similar a la de una articulación normal, siendo duraderos y resistentes al desgaste. El tipo de prótesis utilizada dependerá de la edad y las condiciones físicas del paciente.

Cuando el cirujano realiza una sustitución de prótesis de cadera, tiene cuatro objetivos fundamentales:

  • Alivio del dolor.
  • Recuperación de la movilidad. El grado de recuperación depende de lo rígida que estuviera la articulación antes de la intervención. Las actividades cotidianas deben de poder realizarse sin limitaciones: caminar, vestirse, conducir un vehículo…Dependiendo de la edad del paciente, practicar algunos deportes también debería de ser posible (caminar, golf, bicicleta, natación).
  • Corrección de la deformidad, recuperación de la longitud y corrección de la cojera.
  • Mantenimiento de los resultados a largo plazo.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

La mayor complicación es la infección. Puede ocurrir en la zona de la herida o en profundidad alrededor de la prótesis. Puede presentarse durante la estancia hospitalaria o una vez que el paciente está en su casa, incluso años después. Puede ser originada por la diseminación de agentes infecciosos localizados en otro lugar del organismo.

La infección superficial se trata con antibióticos.

La infección profunda, además de antibióticos, puede requerir tratamiento quirúrgico, pudiendo ser necesario un recambio de la prótesis.

Para prevenir infecciones, las personas portadoras de prótesis deben de tomar antibióticos antes de ser sometidos a una limpieza dental o a otro tipo de cirugía.

Otras complicaciones relacionadas con la colocación de la prótesis son:

  • § Aflojamiento. Puede necesitarse un recambio de prótesis.
  • § Luxación. Suele producirse al poco tiempo de la intervención. Será necesario la colocación de una férula durante unas semanas.
  • § Rotura: Es una complicación poco frecuente. Si ocurre, es necesario intervenir quirúrgicamente.
  • § Lesión nerviosa. Es raro que ocurra y suele recuperarse la función nerviosa al cabo del tiempo.

¿Cuál es el tiempo de recuperación tras una prótesis total de cadera?

Varía dependiendo del paciente. En general, se le anima para que utilice la articulación poco después de la intervención. Podrá colocarse en pie y caminar en pocos días.

Normalmente, si todo va bien, estará ingresado 5-6 días.

Marchará cuando tenga su dolor controlado, y haya mejorado su movilidad dentro de sus posibilidades.

Antes de la operación….

Su cirujano le realizará un estudio preoperatorio. Dicho estudio comprende la realización de: un análisis de sangre, un electrocardiograma y una radiografía de tórax.

En algunos casos, según sus estado de salud y antecedentes, será necesaria la valoración preoperatoria de otros especialistas (endocrinología, cardiología, hematología, etc...) así como la realización de otras pruebas diagnósticas, con el fin de reducir los posibles riesgos de la intervención quirúrgica.

Estas pruebas serán evaluadas de forma ambulatoria por el anestesista, quien le informará del tipo de anestesia que se le aplicará y de los posibles riesgos. Deberá firmar, tras ser informado, la autorización a la anestesia (CONSENTIMIENTO INFORMADO).

Tras ser informado de la intervención y sus posibles complicaciones su cirujano le solicitará también la firma del CONSENTIMIENTO INFORMADO para la intervención y para la realización de una posible transfusión sanguínea, si fuera necesario. La colocación de la prótesis implica la pérdida de una cierta cantidad de sangre, que puede producirse durante la intervención o en las horas posteriores a través de los drenajes.

Siga las indicaciones de preparación que le han indicado.

Es necesario permanecer en ayunas 8 horas antes de la intervención. No puede beber tampoco agua.

El día de la intervención y el postoperatorio inmediato en el hospital

Subirá a planta en cama debiendo estar en reposo el día de la intervención.

Llevará una sonda vesical, un catéter para sueros, calmantes y antibióticos. La herida irá tapada con un apósito hidrocoloide que no es necesario cambiar en varios días.

Se le administrará heparina o anticoagulante oral de forma diaria.

Es importante que si tiene dolor nos lo comunique, y también nos explique si mejora tras la administración del tratamiento analgésico. El tratamiento del dolor y su confort es una prioridad para nosotros.

El primer día la dieta será liquida y blanda, y se irá normalizando con el paso de los días. Se podrá sentar a las 24h de la intervención, y si su estado lo permite caminar con la ayuda de un caminador. Le recomendamos que para ello traiga calzado cómodo, cerrado, plano y antideslizante.

En los días sucesivos a la intervención le realizarán una radiografía de control de la nueva cadera.

Después de la intervención.

Después de ser operado debe permanecer en la cama "boca arriba" con una férula antirotatoria nocturna. Estas precauciones son necesarias para evitar movimientos peligrosos que puedan causar tensiones en su nueva cadera y también para asegurar que queda en posición correcta. Debe colaborar con el personal de enfermería para moverse en la cama usando su pierna no operada.

Podrá levantarse, con la ayuda del personal de planta y siguiendo sus instrucciones, al día siguiente de la intervención.

El programa de movilización progresiva de su pierna operada, siguiendo las instrucciones de su cirujano, su rehabilitador y el personal de enfermería, es una parte importante del programa de recuperación.

Rehabilitación mientras esté en cama.

Se le enseñará a realizar ejercicios sencillos durante el tiempo que tiene que permanecer en la cama. Los ha de realizar con ambas piernas y su objetivo es disminuir la formación de coágulos sanguíneos, fortalecer los músculos y mantener la movilidad de las articulaciones.

Son importantes especialmente porque los músculos del lado afectado generalmente están débiles y contracturados, por el dolor y la rigidez que tenían con la articulación artrósica. Por lo tanto, nos ayudaran a desarrollar la musculatura alrededor de la nueva cadera.

Si tiene alguna duda o consulta llame al 93 5656000

https://drive.google.com/file/d/0B_JQlT9d-YaeMlJCZzdGNW8xWDA/view?usp=sharingEste enlace se abrirá en una ventana nueva