La Unidad de Hospitalización Pediátrica atiende todos los ingresos de pacientes que derivan desde la Unidad de Urgencias Pediátricas y de las correspondientes especialidades pediátricas, además de los procedentes de Cirugía Pediátrica.

La Unidad está formada por un equipo de pediatría y de enfermería especializada, apoyado por los diferentes especialistas pediátricos y con el soporte de todos los servicios diagnósticos del centro, con el objetivo de dar una asistencia integral y de calidad.

Toda la actividad que se realiza en la Unidad está organizada conforme a un plan de trabajo estructurado y encaminado a la orientación diagnóstica y al tratamiento del paciente pediátrico. Con ello se dota al paciente y familiares del máximo bienestar y confort durante la estancia. Uno de nuestros principales ejes de actuación es la humanización orientada a nuestros pacientes.

Para todo el personal de esta Unidad es prioritario el apoyo emocional al paciente y a su familia durante el proceso de ingreso. Se favorece el ambiente de tranquilidad y confianza, estableciendo una estrecha colaboración entre la familia y el personal sanitario para la recuperación rápida del estado de salud del niño/a.

Las habitaciones individuales están diseñadas para que los padres o familiares permanezcan junto a su hijo/a durante el tiempo que dura el ingreso, para ofrecerle compañía y vigilancia. El equipo médico de pediatras de Hospitalización con soporte de especialistas específicos, atiende diariamente a los pacientes y explica el curso de las enfermedades y las previsiones diagnósticas y terapéuticas. Los pases de visita y altas también se realizan durante el fin de semana.