Un equipo de pediatras y enfermeras controla la evolución del niño desde el nacimiento hasta la adolescencia. Nuestra tarea es detectar y solucionar los problemas y las enfermedades que puedan surgir en esta etapa, incidiendo de manera preferencial sobre la prevención de la enfermedad y el control del desarrollo. Se ofrece una atención cercana y personalizada para que los padres puedan plantear las dudas que tengan en un entorno de máxima confianza y se actúa de formar coordinada con los diversos especialistas del servicio de Pediatría.