DEBE SABER


  • Cualquier lesión en el pié de un diabético puede ocasionar graves problemas y molestias importantes afectando a su salud y vida diaria.
  • La diabetes produce alteraciones en la circulación de la sangre y en la sensibilidad de la zona. Esto aumenta el riesgo de la aparición de lesiones y de que puede que notemos que se están produciendo en el momento.
  • Además de controlar los niveles de azúcar de forma correcta con el tratamiento y el ejercicio, conviene prevenirlas siguiendo las siguientes recomendaciones:
  • Inspeccionar de forma diaria los pies, en busca de rozaduras, ampollas, maceraciones, lesiones entre los dedos… Puede serle de utilidad utilizar un espejo para la revisión del talón y la planta del pie. Si no puede realizar esta inspección usted mismo, debe hacerlo algún familiar.
  • Las zonas de riesgo de presentar lesiones:

Captura de pantalla 2017-07-18 a las 14.33.11

Captura de pantalla 2017-07-18 a las 14.32.55









  • Utilizar calzado adecuado, evitando aquellos que aprieten y puedan producir rozaduras, los que tengan bordes irregulares, costuras, y estrechos en la parte delantera.Captura de pantalla 2017-07-18 a las 14.33.50
  • Calzado que se ajuste con velcro o con cordones para adaptarlo al tamaño del pie
  • Llevar siempre calcetines o medias sin costuras, preferiblemente de algodón
  • Cambiar los calcetines a diario
  • Antes de ponerse los zapatos conviene inspeccionarlos por dentro, palpando por dentro en busca de irregularidades, cuerpos extraños, etc.
  • No caminar nunca descalzo. Utilizar zapatillas amplias en lugares como la playa o piscina.
  • La sensibilidad de los pies puede estar alterada, con lo cual no notaremos si nos quemamos en caso de utilizar esterillas o bolsas de agua caliente. Evítelas.
  • No utilizar nunca bolsas de agua caliente o almohadillas eléctricas para calentarlos.

Captura de pantalla 2017-07-18 a las 14.40.03

  • En caso de tener callosidades o uñas encarnadas debe de ir al podólogo, no utilizar productos químicos, apósitos o cuchillas.
  • Para lavar los pies:
    1. Lavar los pies con agua y jabón. No debe quemar, compruebe la temperatura con el codo antes introducir los pies.
    2. Proceder a un buen aclarado y un exhaustivo secado, sobre todo entre los dedos.
    3. Poner crema hidratante o aceite después del baño, evitando los espacios entre los dedos, ya que la humedad podría macerar la zona y producir heridas.
  • Establecer una rutina de visitas al podólogo, al menos 2-3 al año. En caso de ser diabético de larga evolución debería ir al menos 6 veces al año.
  • Procure caminar diariamente

DEBE EVITAR

  • Calzado inadecuado
  • Ir sin calcetines
  • Ir descalzo
  • Hábitos tóxicos (fumar, beber alcohol)
  • Productos químicos y apósitos para las callosidades

SIGNOS DE ALARMA

  • Presencia de lesión, enrojecimiento en la zona.
  • Picor, inflamación
  • Consulte ante cualquier duda o cambio en el aspecto habitual